vistas en total

"Cuando estás mas ausente"



Todavía te veo sentado junto al río,
llenando de reproches las tardes de mi ocaso ,
me embarga la nostalgia cuando un escalofrío
recorre el sentimiento que trajo mi fracaso.

Todavía amanece con sol en mi ventana
y el parpado del beso te espera por si acaso,
mi cielo se desviste de la duda lejana
y deja que disfrute de todo mi parnaso.

La vida es tan pequeña que cabe en un segundo,
cuando tu ausencia pesa porque estás mas ausente
en la orilla del alma te besé moribundo.

Tu recuerdo se escapa como olas de mi mar
en este mustio día de abril en mi presente,
que al perpetuar el verso me inocula de amar.

"Cuando mueren las horas"




Cual nácar que deslumbra la hermosura,
tu rostro varonil e intransigente
destroza cada fibra de mi mente,
pervierte mis instantes de locura.

Jamás imaginé tanta dulzura,
tus besos calentaron como soles
la cuspide de mi alma, son bemoles,
que cierran los deseos con premura.

Tus manos acarician mis tormentos,
son mares que mis olas entrelazan
con la fuerza vital de sus momentos.

Me gozo cada día cuando danzan,
mis deseos triviales y profundos
en las horas que mueren sin segundos.

"Imperturbable"



Imperturbable el tiempo se termina.
un cumulo de errores con engaños
disipan inquietudes y regaños,
cambiándome la fe que me domina.

Sustraje del altar que me ilumina,
un mar de sensaciones que los años
con todos los recuerdos mas huraños
dejaron que amargaran, mi rutina.

Si miro para atrás lloran tus ojos,
si sigo hacia el futuro sin esperas
y dejo en el camino mis despojos.

Comienzan para mi, las horas locas
donde cantan ligeras primaveras
y me besan pasiones con sus bocas.

"Horas muertas"




Fuiste como quimera de lluvia y hojas secas,
el deseo embriagante de un septiembre de rosas,
el sexo que detuvo noviembre con sus cosas,
la cruel desolación de mis palabras huecas.

Fuiste el ave nocturna, la brisa que disecas
en las tardes de enero de cumbres borrascosas,
fugaz "amor de otoño" de caricias borrosas
que dejas en mi calma tus vacíos y muecas.

Partiste, y en las noches te lloro porque extraño,
las palabras mimosas que calmaron mis fríos
y ese verbo que duerme con las brumas alertas.

Y se van con el tiempo, los recuerdos y el año,
se renuevan tristezas que reviven hastíos
y en nuevas melodías...nacen mis horas muertas.

"De aquella noche"



De aquella noche solo queda el viento,
un simple recordar en cada hora,
un verso que se muere en el lamento
confiando regalarme alguna aurora.

Me queda el estupor, el descontento,
la angustia, el desamor que se evapora,
la loca desazón del loco intento,
la miel con el dulzor que te enamora.

De aquel bello querer queda el momento,
grabado en la memoria que me llora,
un beso, una canción que sin tormento
detiene ese minuto que demora.

Me deja retratado el firmamento
el beso que acaricia y que devora.

Camine


Caminé por abismos del amor,
descalza.
sembré mil tempestades,
coseché silencios,
cuando el verso se moría de nostalgias.
Busque tus besos,
en los azules perdidos
de mis olas,
desenredé tu pelo y sus castaños,
contagié con mi llanto
los caminos,
y descubrí que no te hallo.
Volví, por el sendero
en que te fuiste,
acaricié cada páramo del alma
y descendí en bocanada
del pasado,
como el humo.
Y fui reproche, 
entre el hastío y mi luna.
Ahora solo espero
que la brisa de la aurora,
se duerma
con mis miedos.