vistas en total

'La Divorciada”




Camina erguida, es su andar lisonjero
candor de luces tiene su mirada,
parece que perdura iluminada
si evoca con un beso, su te quiero.

Dibuja con un verso su febrero
detrás de aquel deseo de carnada,
se pierde el pensamiento de la nada
si la ves ir del brazo de su homero.

Día a día, la ves al albedrío,
vagando por la calle que desola
y todos pensarán parece sola.

Pero corren sus aguas como río
en pasiones de amores imposibles,
dejándole sus huellas infalibles.

1 comentario:

anabel monasterio gar dijo...

excelente el poema y el blog...un saludo