vistas en total

“Mis Auroras”




Silbaba mi silencio por tus lares
la tarde fue despacio tras los muros,
el humo pasional de tus conjuros,
dejaron sus siluetas similares.

Saltaba mi sostén por tus lunares,
la boca sin sus labios inseguros
abarcan los anhelos prematuros,
fundidos en la luz de mis andares.

Sedienta fui colgándote mejoras,
en huecos de costumbres indecisos
cantaron al unísono quimeras.

Que estaban escondidas en las horas,
la lluvia del placer sin compromisos
llenaron poco a poco mis Auroras.


María de los Ángeles 

1 comentario:

Rafael dijo...

Delicada descripción de un momento de intimidad.
Un abrazo.